El objetivo del Máster en Geoinformática es ofrecer una vía de especialización profesional para que los graduados de titulaciones que imparten conocimientos en tecnologías de la información y/o conocimientos de geotecnología adquieran las competencias específicas de una profesión con amplia demanda en el mercado laboral.

En la pasada década la industria geoespacial se ha convertido en uno de los sectores que más rápidamente ha crecido impulsado por el liderazgo de compañías multinacionales como Trimble, Hexagon, Topcon, Bentley, Google, Autodesk,  Esri, etc. La industria geoespacial tiene un efecto dominó en un espectro muy amplio de actividades, que permite tanto la búsqueda en el teléfono móvil de un determinado lugar como la planificación eficiente de rutas de transporte, pasando por el lugar idóneo para colocar un anuncio. Industrias como UPS usan tecnología específica de navegación para trazar rutas de entrega eficientes, teniendo en cuenta el clima, la altitud, la inclinación del trayecto, consumo del vehículo, etc. Los gobiernos utilizan esta tecnología para cubrir un amplio espectro de necesidades, desde respuestas a desastres naturales, planeamiento urbano, gestión sanitaria, gestión medioambiental y la mejora de los sistemas públicos de transporte. Según un estudio realizado por la consultora OXERA para GOOGLE, se calcula que la industria geoespacial ha permitido economizar a nivel mundial 17.3 mil millones de dólares y se ahorraron 1.1 millones de horas de viajes gracias a su desarrollo.

Si se toma como referencia el estudio realizado por GEOSPATIAL MEDIA, determina que el volumen de negocio de la industrial geoespacial en el año 2013 fue de 100.000 millones de dólares y sigue creciendo a un ritmo anual de entre el 10 – 15 %. Como contraste se puede decir que el sector de los videojuegos genera un negocio de unos 25.000 millones de dólares. Actualmente el 80% de la información que maneja una empresa o institución es de tipo georreferenciado. Gran parte de la información geoespacial se genera a partir de satélites y solo en los próximos 10 años se prevé el lanzamiento de 230 satélites al espacio. La industria geoespacial genera actualmente en Europa 40.000 empleos directos que sirven para crear 250.000 puestos de trabajo en otros ámbitos relacionados.

El volumen de negocio de las 10 mayores empresas de tecnología geoespacial se estima en alrededor de 10.000 millones de dólares. Si tomamos el caso concreto de ESRI, empresa desarrolladora del conocido software ARCGIS, durante el año 2012 ha tenido unos ingresos de 1.400 millones de dólares derivados de la venta de sus productos, Otras empresas como INTERGRAPH, BENTLEY, AUTODESK o MAPINFO han obtenido ingresos de 500, 300, 300 y 200 millones de dólares, respectivamente en ese mismo año. Además, el siguiente nivel de empresas de tecnología contribuye con un nivel de facturación similar, mientras el resto del negocio se concentra en pequeñas y medianas empresas, que utilizan esta tecnología en diferentes aplicaciones. En el segundo nivel podemos situar ejemplos a nivel nacional como INDRA, ABENGOA, IDOM, TELVENT o SENER, que desarrollan sistemas personalizados basados en tecnologías geoespaciales, típicamente para grandes usuarios como la administración o grandes empresas. Algunos ejemplos de estos sistemas personalizados son los utilizados por la compañía energética REPSOL, que utiliza sistemas de información geográfica ESRI para implantar un modelo datos geo-referenciados a nivel global aumentando su capacidad de análisis, accesibilidad, interpretación y generación de nueva información, aplicados a la optimización en la búsqueda y explotación de datos de producción, la gestión de la red de estaciones de servicio y nuevos proyectos, así como en el desarrollo de energías renovables.

Otro ejemplo consiste en los desarrollos que la compañía INDRA ha realizado a través de su liderazgo en el proyecto europeo de I+D Decumanus, financiado por el FP7 de la Unión Europea, dirigido a desarrollar nuevos servicios de inteligencia geoespacial que apoyen el desarrollo urbano y la mejora de la calidad de vida en las ciudades. Estos servicios aportarán información sobre distintas variables relacionadas con el clima, el uso del suelo, la eficiencia energética y aspectos relacionados con la salud de cada zona de la ciudad. El objetivo final es poner en manos de las autoridades y expertos en planeamiento herramientas avanzadas que los ayude a definir sus estrategias de desarrollo urbano.

El caso de INDRA no es algo aislado a nivel europeo y existen muchos ejemplos de proyectos europeos en este ámbito, lo que muestra la capacidad innovadora de las tecnologías geoespaciales. Concretamente el FP7 ha financiado 34 proyectos en este ámbito: 6 proyectos de FP7-ENVIRONMENT, 9 proyectos de FP7-ICT, 1 proyecto de FP7-IDEAS-ERC, 2 proyectos de FP7-INFRAESTRUCTURES, 8 proyectos de FP7-PEOPLE, 2 proyectos de FP7-SECURITY, 1 de FP7-SME y 5 de FP7-SPACE. Si se contrasta con los 14 proyectos financiados en FP6 y los 10 financiados en FP5, se puede observar como la tendencia es claramente creciente, y aunque todavía no hay datos, se prevé que en H2020 se financie también un gran número de proyectos en este ámbito.